Lautaro Cisterna, pilar del plantel de básquet de Pedro Echagüe, contó cómo se sintió al recibir el reconocimiento por los cien partidos en el club. Además, confesó cómo combina su trabajo full time y su carrera de Actuario con la pasión de jugar a este deporte.

¿Cómo fue tu primer contacto con el básquet?

Fue cuando era muy chico, todavía estaba en jardín. Me recomendaron que empecé a ir al club GEVP (Gimnasia y Esgrima Villa del Parque) y ahí arranqué, desde los 5 años. Es el club donde nací, hice mis amigos, y por eso estoy muy agradecido.

¿Cómo te fuiste acomodando a este deporte antes de llegar a Echagüe?

Hice todas las inferiores en GEVP, desde pre mini hasta juveniles, donde tuve mis primeros contactos profesionales con el deporte entrenando cuando Parque jugó el TNA y el Torneo Federal. Luego jugué en Platense un año en el Federal y volví a GEVP para los pre-federales. También pasé por José Hernández hasta que en el 2016-2017 llegué a Echagüe.

¿Se puede combinar el estudio/trabajo con el básquet?

Sí. Por suerte me queda sólo la tesis así que me organizo bien, trabajo todo el día tiempo completo y a la noche voy a entrenar. El club acomodó los horarios para que lleguemos todos. Hay días que cuesta pero cuando arrancás a jugar se pasa todo. Estoy muy contento de como estoy llevando las cosas.

¿Cómo es el día a día en el club?

Hay un muy lindo ambiente. Tanto Pedro Echagüe como GEVP son clubes de barrio con los valores muy altos y donde se respira mucho básquet, por eso me resulta muy ameno. Toda la semana la vivimos con mucha intensidad y preparándonos lo mejor posible para el fin de semana. Con Juan Pablo como técnico no podés regalar ni medio minuto de entrenamiento, se aprovechan las tres horas al máximo. 

¿Qué aprendes de los jugadores más experimentados del plantel?

Mucho. Cuando llegué al club había un montón de jugadores de experiencia que me ayudaron a crecer en lo deportivo y fuera de la cancha. A Manteca Prego le estoy muy agradecido, con él compartí todas las temporadas menos la actual, siempre me dio una mano para que vaya para adelante. Con el Negro y Leo se aprende constantemente. Son jugadores que tienen mucha experiencia. Tienen cosas que capaz uno no ve. Jugaron las categorías más altas del país y se nota. Esto es lo bueno de este torneo, hay jugadores de mi edad y más chicos, y otros de mucha experiencia que te ayudan a levantar el nivel. Me parece muy positivo.

¿Cómo fue llegar a los 100 partidos con esta camiseta?

La verdad es que fue un orgullo. Haber recibido ese presente me generó un bienestar, me hace sentir que estoy haciendo las cosas bien en Echagüe. Puedo jugar mal o bien pero por sobre todo, tengo que salir a representar los valores del club, hacer todo lo mejor que pueda y dejar todo por esta camiseta. Estoy muy cómodo acá, la gente es bárbara y comparto los ideales el club ciento por ciento.

¿Cuáles son tus objetivos para el futuro?

En el corto plazo, llegar lo más alto posible con el equipo en esta temporada, y saber disfrutarla. También espero recibirme, terminar mi tesis y el día de mañana poder trabajar y jugar al mayor nivel que me permita hacer ambas cosas a la vez. Por ahora es el Federal la categoría que me deja hacer eso. Quiero una linda estabilidad para poder pasarla bien jugando.

¿Cómo ves al club para esta temporada?

Estamos bien, estos partidos no se vio nuestro máximo potencial, hay que ir de a poco, estamos entrenando y haciendo las cosas bien. Cuando agarremos ritmo y nos aferremos a nuestra identidad de juego vamos a ser un equipo muy difícil de ganar. El Federal es un torneo duro, todos los equipos de Capital están muy parejos, no hay rivales fáciles o imposibles, cualquiera le puede ganar a cualquiera.

Lucas Giannotti

Prensa I.C.D. Pedro Echagüe